+34 954 456 169|info@yesreproduccion.com

Pide cita Resolvemos tus dudas

Qué contar y cómo responder a nuestros familiares o amigos

Unidad de psicología clínica Yes! Reproducción


Debo contar a mi familia y amigos que tenemos dificultades para el embarazo? Si lo comparto, ¿eso me ayudará? ¿Tengo que comunicar en el trabajo que voy a iniciar tratamiento? Y si no va bien, ¿cómo haré frente a los comentarios de la gente?

Estas preguntas surgen frecuentemente en las consultas con las parejas que se someten a tratamientos de reproducción asistida, normalmente, por el deseo de compartir con aquellos que son cercanos y queridos, y por el temor a abrir temas que en determinados momentos quizás preferiríamos evitar.

Realmente no hay una opción correcta o incorrecta, sino que tanto el contarlo como el mantenerlo en la intimidad incluyen ventajas e inconvenientes. Lo que sí es cierto, es que es un derecho de la pareja elegir qué contar, a quién y cuándo; y para ayudaros en dicha elección vamos a intentar aportaros algunas orientaciones.

En primer lugar, se debe valorar en pareja las ventajas e inconvenientes de cada opción, sobre todo teniendo en cuenta que tras la decisión de contarlo ya no hay marcha atrás. Hay parejas que prefieren contarlo a los familiares pues esto supone liberarse de la carga del “secreto”, les ayuda a normalizar esta situación y permite que sus familiares y amigos puedan ofrecer el apoyo (instrumental y emocional) que estimen necesario. Por el contrario, otras parejas valoran mucho la intimidad y que el tema de la infertilidad no haga acto de presencia en las distintas áreas de su vida. Si una vez sopesados pros y contras aún mantenéis dudas, os sugiero utilizar este criterio de elección: esa alternativa que estamos barajando, “¿os va a resultar útil, eficaz para llevar el proceso de un modo más adaptativo?”. Si consideráis que puede resultar una estrategia que “sume” a vuestro proceso, adelante. 

Algo a tener en cuenta es el tipo de entorno o de personas a las que nos planteamos contarlo, siendo dos de las que más os preocupan por un lado, la familia y amistades cercanas, y por otro lado el trabajo.

A priori, y siempre que las condiciones de trabajo sean adecuadas (clima, relación de confianza, nivel de adaptación posible), pensamos que comunicarlo al menos a una persona de dicho entorno puede reducir tensión. Pensad que aunque se intenta que las citas médicas interfieran lo mínimo posible, en ocasiones será necesario ausentarse del trabajo, o quizás las actividades a realizar se puedan ver modificadas (en cuanto a cuidados post-transferencia por ejemplo).

Con respecto a la familia y amigos, entendemos que se interesan desde el cariño, y no dudamos de su intención de ayuda; sin embargo, precisamente esa cercanía puede generar a veces cierta sensación de “obligación” a la hora de hablar de este tema. En ocasiones, las parejas que nos consultan manifiestan un nivel de exigencia o sobrecarga emocional añadido por cuestiones del tipo “¿y cómo le digo yo
a mi madre/padre que no ha ido bien esta vez con lo que ella/él se preocupan por mí?”
.

En general recomendamos dar alguna información al comienzo, durante la planificación del tratamiento, para que la familia esté preparada y puedan organizar su apoyo instrumental o emocional en dicha fase (quizás necesitéis que os acompañen a alguna cita, o que se hagan cargo de vuestra mascota si tenéis que viajar, o que simplemente comprendan que vuestros hábitos en cuanto a hobbies y participación de rutinas familiares van a modificarse durante un tiempo). Algo que trabajamos en nuestras sesiones es graduar la información, ya que el decidir compartir no quiere decir que necesariamente tengan que disponer de todos los datos ni conocer cada paso del proceso.

Tanto en uno como en otro entorno, lo que sí recomendamos es que el contenido de lo que se comparta haya sido previamente consensuado entre la pareja y que temas específicos como la causa concreta de la infertilidad se obvien, el mensaje es que la pareja necesita ayuda para tener un hijo, más allá de la causa específica. Así, protegemos la intimidad de ambos miembros de la pareja y fortalecemos el vínculo entre ellos.

Por último, nos gustaría tratar una situación problemática que nos consultáis mucho. Se trata de aquellos casos en los que os  enfrentáis a alguna persona que insiste preguntando de forma intrusiva acerca del tema (queriendo indagar acerca de por qué no tenéis aún hijos, o preguntando específicamente por el tratamiento).
En estos casos recomendamos tratar el tema de forma directa y sincera, transmitiendo solo información básica sobre la situación particular. Tenéis el derecho de comunicar únicamente aquello que deseéis. El objetivo es prevenir y reducir preguntas incómodas en el futuro y proteger la propia intimidad. De esta forma, vuestros allegados sabrán que este tema ha de ser tratado con delicadeza y respeto.
La naturalidad con la que nos comunicamos con los demás contribuye a reducir el tabú muy presente en la sociedad acerca del hecho de someterse a un tratamiento de reproducción asistida. De esta forma conseguiremos también mayor coherencia entre cómo nos sentimos y cómo actuamos. Recuerda que todas las personas tenemos derecho a ser tratadas con dignidad. Cuando sientes que esto no es así, tienes derecho a protestar por ello. De igual manera, todos tenemos derecho a sentir y expresar el dolor. Permítete expresar tus sentimientos.

Un ejemplo de cómo comunicarnos de modo asertivo sería: “Claro que nos gustaría tener hijos, estamos buscando desde hace un tiempo, pero parece que está costando más de lo que pensábamos. Es un tema que nos preocupa, agradeceríamos reducir al máximos las presiones”; “hemos empezado un tratamiento de reproducción asistida, es algo complejo y delicado por lo que nos gustaría que permaneciese en nuestra intimidad; “agradezco tu interés, pero preferiría no entrar en más detalles”; “ya sé que hay muchos casos como el nuestro, y que pensáis que así nos dais ánimo, pero nosotros preferimos que no nos los contéis, nos centraremos en nuestro proceso”.

Desde YES Reproducción pensamos que vivimos como con una mochila. Mientras menos cosas pesadas pongamos en nuestra mochila, con más agilidad, facilidad y alegría nos moveremos.
Por eso os recomendamos vivir la reproducción asistida como lo que es, una oportunidad que os dais para tener un hijo, nada más y ¡NADA MENOS!

2018-12-10T10:59:38+00:0010/12/2018|Producción propia, Sin categorizar|

Deja tu comentario