Pide cita Resolvemos tus dudas

Ovodonación: cómo afrontar el tratamiento

Ainhoa Búa – Psicóloga clínica en Yes! Reproducción


En la actualidad, vemos cada vez con más frecuencia parejas que recurren a clínicas de reproducción asistida buscando ayuda para cumplir su deseo de ser padres. Los cambios sociales son un factor importante a la hora de decidir retrasar la maternidad y la paternidad, junto con el hecho de que muchas veces disponemos de poca información acerca de los límites reales de la fertilidad. La presencia de problemas de fertilidad es muy frecuente en la población, ya que el 15% de las personas menores de 35 años tienen dificultades para tener hijos. Y, por encima de esta edad, se suman las dificultades asociadas a la baja reserva ovárica (leer artículo ¿Qué es la reserva ovárica?). Todo ello, implica, en muchos casos, tener que recurrir a la donación de óvulos. Hoy en día, se trata todavía de un tema tabú, en torno al cual se mantienen numerosos mitos y creencias que, sin duda, influyen en la naturalidad con la que tratamos el tema.

En este artículo tratamos de dar respuesta a las dudas que giran en torno a la ovodonación. En Yes! Reproducción consideramos que disponer de información acerca del propio proceso del tratamiento es una herramienta necesaria para prevenir cualquier tipo de malestar emocional, tanto en los padres como en la futura descendencia.

¿Cómo afrontamos la ovodonación?

La ovodonación es muy frecuente, ya que el 60% de las parejas que asiste a una clínica de fertilidad recurre a esta opción. En general, cuando una pareja recibe la noticia de que se tendrá que someter a un tratamiento con donación de óvulos, suelen aparecer sentimientos de rechazo y miedo hacia lo desconocido, también tristeza y frustración por no poder cambiar la realidad. Surgen preguntas como “¿qué es eso de la ovodonación?, ¿de verdad esta es la única opción?, ¿cómo es posible tener un hijo que no es mío?”.

Tras el diagnóstico es frecuente atravesar un periodo de duelo, durante el cual la mujer tendrá que admitir y trabajar la idea de transmitir la carga genética a sus hijos. Este duelo genético se manifiesta a través de un dolor psíquico y de un sentimiento de pérdida irreparable. Las pacientes refieren, por ejemplo: “me falta la mitad de la información genética para imaginarme a mis hijos”, “¿lo querré tanto como querría a un hijo nacido con mis propios genes?”, “¿querrá más al padre que a mí?”

Gracias al acompañamiento psicológico, se pueden verbalizar y elaborar estos sentimientos. Atravesar el duelo ayuda a prevenir y favorecer la preparación para recibir al bebé, evitando consecuencias psicológicas negativas tanto a nivel individual como en la pareja, así como también futuros vínculos familiares disfuncionales.

Entonces, lo que antes era impensable ahora empieza a tener sentido y a ser visto más como una ayuda que como algo ajeno. Es frecuente hacerse preguntas como “¿quién será mi donante?, ¿cómo la seleccionan?, ¿mi hijo se parecerá a mí?, ¿lo querré menos que si fuese mío de verdad?”. Cuando esto ocurre significa que hemos avanzado en la aceptación y estamos en disposición de preguntar y comentar nuestras preocupaciones.

¿Cómo son las donantes de óvulos y cómo se seleccionan?

Las donantes de Yes! Reproducción son mujeres de entre 18 y 30 años que tienen una buena salud física y mental, y que, además, son sometidas a numerosas pruebas ginecológicas, serológicas y genéticas exhaustivas. La psicóloga clínica es la encargada de realizar una amplia evaluación y exploración psicológica a través de una entrevista y de cuestionarios estructurados. El objetivo es conocer la personalidad de nuestra donante y descartar la presencia de cualquier tipo de psicopatología. Para nosotros es imprescindible que las donantes tengan un buen ajuste psicosocial.

En España, la donación de gametos es de carácter anónimo, es decir, las parejas receptoras no pueden conocer la identidad de la donante, así como tampoco la donante podrá saber quién ha recibido sus óvulos. Sí se tiene derecho a conocer la edad de la donante y sus características físicas. A la hora de elegir a la donante, la ley establece que la selección se haga en función de los rasgos fenotípicos de la receptora (tipo de piel, color de cabello y de ojos, estatura…)
La donación en sí tiene un carácter altruista y desinteresado, las mujeres que acuden a nuestra clínica no perciben una remuneración, sino una compensación económica por su esfuerzo y molestias. En la mayoría de los casos, se trata de chicas universitarias, con disposición de ayudar y que tienen casos cercanos de familia o amigas con infertilidad. Mujeres generosas en sí mismas.

¿Qué es la Epigenética?

Cuando se decide tener un embarazo mediante ovodonación, una de las preguntas más recurrentes es: “¿se parecerá el bebé a mí?”. En la respuesta a esta pregunta tiene mucho que decir la epigenética. Numerosas investigaciones han demostrado que las mujeres gestantes son capaces de variar la genética de su futuro hijo aun cuando el óvulo es de otra mujer, como sucede en los casos de ovodonación.  Muchas de las contingencias de la vida, como la alimentación, los contaminantes, el estrés… también pueden afectar al funcionamiento de los genes. Eso es lo que se llama información epigenética, y demuestra la importancia que el ambiente tiene en el desarrollo.

Podéis encontrar más información en el artículo “Epigenética: ¿tu bebé eres tú o venimos programados?

Los momentos más importantes para la epigenética son antes, durante y tras la fecundación, es decir, el futuro de nuestro hijo/a no está determinado únicamente por los genes, depende en gran medida de cómo afrontamos y manejamos las circunstancias de nuestra vida, y también, por supuesto, del afecto, ya que el vínculo con el futuro bebé “se hace, no nace”.

2019-09-09T10:18:08+00:0009/09/2019|Producción propia, Sin categorizar|

Deja tu comentario