Pide cita Resolvemos tus dudas

La salud mental y la infertilidad

Ainhoa Búa – Psicóloga clínica en Yes! Reproducción


Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la Salud Mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

En la mayoría de las personas es frecuente experimentar a lo largo del ciclo vital fases o etapas en las que la salud mental se ve comprometida. Los cambios, las situaciones traumáticas, el estrés… son circunstancias que pueden hacer tambalear la estabilidad emocional y por tanto la capacidad para sobreponernos ante las vicisitudes de la vida.

Cuando hablamos de infertilidad nos referimos a las dificultades que presentan algunas parejas para conseguir un embarazo tras un período de búsqueda sin métodos anticonceptivos. La infertilidad no está considerada como una enfermedad o dolencia, se trata más bien de una condición médica en la que el dolor y malestar es mayoritariamente de tipo psicológico y no físico o corporal.

El diagnóstico de infertilidad suele ser recibido con sorpresa e incredulidad, por su carácter inesperado, ya que las personas desconocen si son fértiles o no hasta que intentan conseguir el embarazo. En este sentido, el hecho de intentar satisfacer el deseo reproductivo y no poder, puede suponer una auténtica “crisis vital”. Se entiende esta crisis como una alteración del equilibrio emocional que genera desorganización, desesperanza, tristeza, ansiedad y confusión en la mayoría de las personas. La infertilidad desestabiliza el equilibrio emocional y de pareja. La autoestima se resiente y surgen sentimientos de culpabilidad y desesperanza.

Además, el hecho de someterse a un tratamiento de reproducción asistida produce, en casi todos los casos, importantes alteraciones emocionales y estrés que son vividos con especial intensidad.

Por todo ello, para nosotros es prioritario prestar la debida atención a la Salud Mental de nuestros pacientes, y por eso, desde el principio, realizamos un acompañamiento psicológico, como una parte más del tratamiento de fertilidad, igual de importante, ya que hemos comprobado en nuestra práctica clínica diaria, cómo aquellas parejas que reciben apoyo emocional antes, durante y después del tratamiento, expresan sentirse muy satisfechos y con menores niveles de estrés.

2019-10-10T14:58:43+00:0010/10/2019|Producción propia, Sin categorizar|

Deja tu comentario