Pide cita Resolvemos tus dudas

La endometriosis y el embarazo

Paloma De la Fuente – Ginecóloga en Yes! Reproducción


Una de las razones por las que nace la reproducción asistida es para poder paliar los problemas derivados de la endometriosis. Se trata de un problema muy común (la padece el 10% de mujeres en edad reproductiva) que genera un factor de riesgo de infertilidad.

La endometriosis supone un crecimiento del tejido endometrial fuera del útero. Dado que durante las menstruaciones este tejido también produce hemorragias, son estos sangrados los que producen molestias, dolor, inflamación y en algunas ocasiones dificultan la fertilidad. Se trata de una enfermedad benigna que en la mayor parte de los casos (cuando no es severa) no produce síntomas.

La endometriosis puede afectar a la reserva ovárica, se va perdiendo tejido ovárico que se sustituye por este tejido endometriósico y esto hace que poco a poco se vaya perdiendo reserva ovárica. Y también afecta al propio funcionamiento de las trompas. Por ello, la forma más eficaz de plantear la concepción es mediante Fecundación In Vitro. La medicina reproductiva suple la función de la trompa uniendo el óvulo y el espermatozoide y, posteriormente, transfiriendo el embrión directamente al útero.

Desde Yes! Reproducción aconsejamos a las mujeres que padecen endometriosis y desean ser madres, acudir a nuestro centro para realizar una revisión y plantear la estrategia terapéutica más adecuada para conseguir la gestación.

¿QUÉ OTRAS CONSECUENCIAS TIENE LA ENDOMETRIOSIS?

Además de generar el problema de la limitación de posibilidades de embarazo de éxito en las mujeres que la padecen, la endometriosis es una enfermedad que genera mucho dolor y malestar. Ese malestar estará vinculado casi siempre con la extensión de la patología a lo largo de la cavidad abdominal. Cuanto más grande es la superficie afectada, mayor es el dolor y más puede incapacitar.

¿CÓMO PUEDE TRATARSE?

En lo que a los tratamientos se refiere, a veces, lo primero que se realiza es un tratamiento hormonal para paliar los síntomas.

Si a través de esta primera fase de tratamiento hormonal no se logra acabar con esas formaciones o quistes que generan el dolor y limitan la funcionalidad de los ovarios, lo recomendable sería una intervención quirúrgica. Suele recomendarse en los casos en los que los síntomas son más graves y agudos que llegan a ser incapacitantes para la paciente. También en los casos en los que la enfermedad está muy avanzada es recomendable la cirugía.

2019-03-14T14:55:09+00:0014/03/2019|Producción propia, Sin categorizar|

Deja tu comentario